20080206

George ha llegado a Plymouth

Hola a todos,

Pos si, estaba claro, hoy a las 6:00 de la mañana he llegado a Plymouth, como estaba previsto, sin contratiempos. Salvo que me ha sido casi imposible dormir más de 15 min. El tren era incomodo de carajo, todo estaba fijo, no podías reclinar, acomodar, acolchar ninguna de todas las partes, del jodido asiento. Incomodo, incomodo, incomodo. Me parecía a Mr. Been, dale que te pego, para adelante, para adetrás, a algo que no tenía solución.


Un inciso especial para los que no confiaban que cogiera el tren en Londres, debido a que no tenia correctamente anotado el FastTicket. No habéis tenido la oportunidad de reíros de mí porque no me ha hecho falta. En cuanto he metido la tarjeta me ha escupido tres hermosos billetes de tren que te lleban a Plymouth.
Esta es mi llegada a las 06:00 de la mañana después de desayunar un poco:

La verdad es que llegar a las 6:00 de la mañana, aunque en principio parecía una buena idea, luego al final no lo ha sido tanto. He tenido que pasearme por la calle todo sólo y sin ningún sitio para tomarse nada hasta las 8:30 que han empezado a abrir las tiendas y la ciudad a despertar.

En ese tiempo, desde las 6:30 de la mañana, hasta que los sitios han empezado a abrir he pensado que lo mejor era ir preparando la adaptación al nuevo entorno y una de las primeras cosas que he hecho es, adaptar los enchufes de todos los cachivaches que llevo, que no son pocos, vive Dios, al sistema UK. He aquí la cosa y el resultado. Teníamos esto:


Se puede apreciar perfectamente que los enchufes son distintos. El razonamiento de Jorge ha sido masivo, en vez de compar dos o tres adaptadores, uno para cada uno de los chismes. Lo que vamos a hacer es; partiendo de una regletas, de las de casa, de toda la vida, como el Tarradellas, la transformo con un enchufe UK en una regleta ... hibrida. Más o menos asín:


Aquí en el albergue ha causado una impresión muy faborable. Es una solución práctica, a la par que comoda y versátil.

Bueno, bueno, en este albergue las cosas son normales, estoy en una habitación de cuatro literas, yo sólo, tenemos gentes de toda condición y pelaje, algunos se les ha comido la lengua el gato. No hablan nada, pero nada nada. Ni en Ingles, ni en Arameo, nada de nada.
Está también Regina, una simpática leonesa de León que se ha quedado un poco aplatanada cuando le he dicho que sólo iba a hablar en Ingles con ella, nada de castellano. Que no se preocupe, todo el mundo dice al principio que soy un borde y luego son mas majo que los peniques.

Me voy a cenar, si me encuentro con animo luego os pongo otra entrada, con el tema de las casas.

Un Saludo.

No hay comentarios: